وزارة الخارجية والمغتربين

Once Upon a Time...

en-USar-JOes-ES
Close

JERUSALÉN

Resumen

Durante siglos, Jerusalén ha sido el corazón espiritual, administrativo y político de Palestina. La zona metropolitana de Jerusalén Este - un área que se extiende desde Ramala a Belén - ha sido durante mucho tiempo la fuerza impulsora de nuestra economía. De hecho, casi un tercio de nuestra actividad económica se centra en Jerusalén oriental. Dada la importancia religiosa social, cultural y económica de Jerusalén Este, sin Jerusalén Oriental, no puede haber Estado palestino viable.

A pesar de ser crucial para las tres religiones, desde 1967, Israel ha seguido sistemáticamente políticas dirigidas a asegurar el control exclusivo sobre la ciudad sin tener en cuenta los derechos de las poblaciones palestinas cristianas y musulmanas. Al hacerlo, Israel toma unilateralmente el control de Jerusalén Este, la futura capital de nuestro estado, poniendo así en riesgo la posibilidad de una solución de dos estados.

 
Historia moderna de la Ciudad Santa: Breve descripción

    Cuando la Asamblea General de la ONU recomendó en 1947 dividir Palestina, Jerusalén y sus alrededores (incluida la ciudad de Belén al sur) estas se administrarían internacionalmente como una entidad separada, o corpus separatum. Sin embargo, durante la guerra de 1948, Israel invadió el corpus separatum y ocupó el 85 por ciento de su territorio.
    En junio de 1967, Israel ocupó el resto de Jerusalén, o "Jerusalén Oriental", incluyendo la Ciudad Vieja. Sólo unas semanas más tarde, Israel amplió unilateralmente las fronteras municipales de Jerusalén, ampliando diez veces la superficie de la zona ocupada de Jerusalén oriental. Las nuevas fronteras fueron trazadas para incorporar tierras palestinas no explotadas y excluir a nuestros centros de población. Durante la década de 1970, Israel declaró dichas tierras ilegales y las utilizo para construir asentamientos israelíes, violando el derecho internacional.
    Con la expansión de las fronteras de Jerusalén, Israel aplicó sus leyes, administración y jurisdicción sobre el área expandida de Jerusalén municipal (un área que entonces abarcaba 72 km2 o 1,3 por ciento de Cisjordania) en un claro intento de anexar de facto Jerusalén Este y partes de Cisjordania. Esta anexión violó la prohibición de adquirir territorio por la fuerza y ​​fue declarada "sin validez legal" por el Consejo de Seguridad de la ONU.
 
Cambios demográficos

Desde 1967, el gobierno israelí ha intentado consolidar su control sobre Jerusalén persiguiendo sistemáticamente una serie de políticas:

Establecimiento de asentamientos:

Israel ha anexionado unilateralmente Jerusalén oriental ocupada y ha estado construyendo asentamientos ilegales dentro y a lo largo de sus fronteras ilegalmente expandidas. Estos asentamientos actualmente forman un anillo alrededor de toda la parte ocupada de la ciudad, aislándola del resto de Cisjordania. Hoy en día, más de 190.000 de los más de 500.000 colonos en el TPo, viven en Jerusalén Oriental ocupada.

Revocación de los derechos de residencia y negación de la reunificación familiar:

 El objetivo de Israel con respecto a sus políticas en la Jerusalén oriental ocupada ha sido declarado clara y reiteradamente como la preservación de una mayoría demográfica judía en Jerusalén. Este objetivo se declaró oficialmente en un informe de 1973 del Comité interministerial, a fin de examinar la tasa de desarrollo de Jerusalén. En este informe se recomendó que "el equilibrio demográfico entre judíos y árabes se mantuviera como era a fines de 1972". En un intento de mantener este "equilibrio demográfico", Israel ha prohibido a miles de palestinos residir en el nuestra ciudad de nacimiento revocando nuestros derechos de residencia.

Como "residentes permanentes" de Israel, los palestinos de Jerusalén oriental tienen derechos dispares en a los de los ciudadanos israelíes de la ciudad. Por ejemplo, Israel tiene el poder de despojarlos de su residencia únicamente a su discreción. Por lo tanto, nuestros residentes de Jerusalén oriental ocupada deben mantener su "centro de vida" en Jerusalén Oriental; De lo contrario corren el riesgo de perder su estatus de residencia. Además de la revocación de la residencia, Israel se niega habitualmente a conceder la residencia a los cónyuges palestinos no residentes en Jerusalén, lo que les impide residir en Jerusalén e impide la unificación familiar.

Más de 13.000 tarjetas de identificación "residentes permanentes" palestinas fueron revocadas entre 1967 y 2008, impactando directamente a más del 20 por ciento de nuestras familias en Jerusalén Oriental ocupada. Entre 2006 y 2008, Israel revocó 4.577 tarjetas de identificación palestinas de "residentes permanentes".

Confiscación de tierras, restricciones de construcción y demoliciones de hogares:

Además de impedir nuestro crecimiento urbano confiscando nuestras tierras y construyendo asentamientos, Israel ha adTPoado una serie de políticas discriminatorias de zonificación destinadas a dificultar la construcción de nuestras tierras o la ampliación de las estructuras existentes. Como resultado, sólo se nos permite construir y vivir en el 13 por ciento de Jerusalén Este. Además, los permisos para construir dentro de esas áreas son caros y casi imposibles de obtener debido a las medidas y políticas restrictivas y discriminatorias de Israel, dando al gobierno israelí la capacidad de demoler hogares donde la construcción, incluida la expansión, se llevó a cabo sin un permiso israelí.

Estas políticas discriminatorias también han dado lugar a una grave aglomeración en Jerusalén oriental, situación que empeorará a medida que la población aumente de manera natural. Desde 1967 hasta hoy, la población palestina de Jerusalén municipal definida por Israel ha crecido de 68.600 a 300.000, un aumento del 228 por ciento. Para 2020, el número de palestinos que poseen tarjetas de residencia en Jerusalén se proyecta ser de más de 400.000 (basado en una tasa promedio de crecimiento de 3,4 por ciento).

Las estimaciones también indican que desde 1967, Israel ha demolido más de 3.200 viviendas y otras estructuras en Jerusalén Oriental, incluyendo varios sitios históricos y religiosos, como el histórico barrio marroquí en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Según la Oficina Central Palestina de Estadística, las autoridades israelíes demolieron 94 hogares palestinos en 2005, 83 en 2006, 78 en 2007, 87 en 2008 y 103 en 2009. En 2010, cifras publicadas por el equipo de trabajo sobre desplazamientos de la ONU, 78 estructuras privadas fueron demolidas en Jerusalén Este, incluyendo casas.

    Imponente cierre:

Desde marzo de 1993, Israel ha prohibido a los palestinos que no son de Jerusalén entrar en la ciudad a menos que obtengan un permiso emitido por Israel, lo que rara vez se concede. Como tal, a más de 4 millones de palestinos se les niega el acceso a nuestros lugares sagrados en Jerusalén, se les prohíbe estudiar en Jerusalén Oriental y se les niega ciertos tratamientos médicos que sólo están disponibles en los hospitales de Jerusalén Este.

Construyendo el muro:

La ruta del muro en y alrededor de la Jerusalén Oriental ocupada divide a Cisjordania en dos áreas distintas y aísla completamente Jerusalén oriental ocupada del resto de Cisjordania.

También limita el último espacio disponible para el muy necesario crecimiento palestino, al tiempo que facilita la construcción y expansión de los asentamientos. Además, el muro rompe el eje de transporte nacional que conecta Cisjordania con Jerusalén y ha dado lugar a una afluencia de palestinos originarios de Jerusalén al centro de la ciudad.

 Hechos clave

Aproximadamente el 35 por ciento de nuestra economía depende del área metropolitana de Jerusalén Oriental, que se extiende desde Ramala a Belén.


La comunidad internacional, incluida la ONU, los Estados Unidos y la UE, no reconoce la reivindicación de Israel de soberanía sobre Jerusalén Este.


Debido a las discriminatorias restricciones israelíes sobre el uso de la tierra, los palestinos en Jerusalén Oriental viven y construyen sólo el 13 por ciento de nuestra tierra. Aquellos que, sin otras alternativas, construyen sin permisos o mientras la solicitud está pendiente están sujetos a desalojos forzosos y demoliciones de viviendas. El ejército israelí ha destruido más de 3.000 de nuestras casas en Jerusalén Oriental ocupada desde 1967.
Los palestinos de Jerusalén, que constituyen más del 36 por ciento de la población de Jerusalén, reciben menos del 10 por ciento del presupuesto municipal de Jerusalén.
 

Aproximadamente el 78% de los habitantes de Jerusalén palestinos viven en la pobreza y al menos 160.000 palestinos que viven en la ciudad no tienen una conexión adecuada o legal con las redes de agua.

Derecho internacional

La Resolución 242 (1967) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hace hincapié en "la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la fuerza" y pide "la retirada de las fuerzas armadas israelíes de los territorios ocupados en el reciente conflicto".
 

La Resolución 252 (1968) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declara que el Consejo de Seguridad "[e] s considera que todas las... medidas adTPoadas por Israel... que tienden a cambiar el estatuto jurídico de Jerusalén son inválidas y no pueden cambiar esa condición".
 

La Resolución 476 (1980) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declara que el Consejo de Seguridad "confirma que todas las... acciones emprendidas por Israel, la potencia ocupante, que pretenden alterar el carácter y el estatuto de... Jerusalén no tienen validez jurídica... y constituyen también un grave obstrucción para lograr una paz global, justa y duradera en Oriente Medio".

 

Nuestra posición

De conformidad con el derecho internacional y tal como se establece en la Declaración de Principios, toda Jerusalén (y no sólo Jerusalén Oriental) está sujeta a negociaciones sobre el estatuto permanente. Con respecto a Jerusalén oriental, debido a que sigue siendo parte del territorio ocupado desde 1967, Israel no tiene ningún derecho sobre ninguna parte de ella.

Como el corazón espiritual, político y económico de nuestra nación, no puede haber Estado palestino sin Jerusalén oriental, en particular la Ciudad Vieja y sus alrededores, como su capital. Estamos comprometidos a respetar la libertad de culto y el acceso a los sitios religiosos dentro de Jerusalén Este para todos. Se tomarán todas las medidas posibles para proteger esos lugares y preservar su dignidad.

Más allá de garantizar nuestra soberanía sobre Jerusalén Este, consideraremos una serie de soluciones, siempre y cuando sean de nuestro interés y estén en línea con el derecho internacional. Por ejemplo, Jerusalén puede ser una ciudad abierta tanto para palestinos como para israelíes, la capital de dos naciones. Cualquiera que sea la solución específica, Jerusalén Este es esencial para la viabilidad cultural, política y económica de nuestro futuro estado. No puede haber una economía nacional palestina integrada y, por lo tanto, una solución sostenible del conflicto, sin una solución negociada sobre Jerusalén que garantice nuestros derechos.

Fuente: PLO / NAD

JERUSALÉN

Resumen

Durante siglos, Jerusalén ha sido el corazón espiritual, administrativo y político de Palestina. La zona metropolitana de Jerusalén Este - un área que se extiende desde Ramala a Belén - ha sido durante mucho tiempo la fuerza impulsora de nuestra economía. De hecho, casi un tercio de nuestra actividad económica se centra en Jerusalén oriental. Dada la importancia religiosa social, cultural y económica de Jerusalén Este, sin Jerusalén Oriental, no puede haber Estado palestino viable.

A pesar de ser crucial para las tres religiones, desde 1967, Israel ha seguido sistemáticamente políticas dirigidas a asegurar el control exclusivo sobre la ciudad sin tener en cuenta los derechos de las poblaciones palestinas cristianas y musulmanas. Al hacerlo, Israel toma unilateralmente el control de Jerusalén Este, la futura capital de nuestro estado, poniendo así en riesgo la posibilidad de una solución de dos estados.

 
Historia moderna de la Ciudad Santa: Breve descripción

    Cuando la Asamblea General de la ONU recomendó en 1947 dividir Palestina, Jerusalén y sus alrededores (incluida la ciudad de Belén al sur) estas se administrarían internacionalmente como una entidad separada, o corpus separatum. Sin embargo, durante la guerra de 1948, Israel invadió el corpus separatum y ocupó el 85 por ciento de su territorio.
    En junio de 1967, Israel ocupó el resto de Jerusalén, o "Jerusalén Oriental", incluyendo la Ciudad Vieja. Sólo unas semanas más tarde, Israel amplió unilateralmente las fronteras municipales de Jerusalén, ampliando diez veces la superficie de la zona ocupada de Jerusalén oriental. Las nuevas fronteras fueron trazadas para incorporar tierras palestinas no explotadas y excluir a nuestros centros de población. Durante la década de 1970, Israel declaró dichas tierras ilegales y las utilizo para construir asentamientos israelíes, violando el derecho internacional.
    Con la expansión de las fronteras de Jerusalén, Israel aplicó sus leyes, administración y jurisdicción sobre el área expandida de Jerusalén municipal (un área que entonces abarcaba 72 km2 o 1,3 por ciento de Cisjordania) en un claro intento de anexar de facto Jerusalén Este y partes de Cisjordania. Esta anexión violó la prohibición de adquirir territorio por la fuerza y ​​fue declarada "sin validez legal" por el Consejo de Seguridad de la ONU.
 
Cambios demográficos

Desde 1967, el gobierno israelí ha intentado consolidar su control sobre Jerusalén persiguiendo sistemáticamente una serie de políticas:

Establecimiento de asentamientos:

Israel ha anexionado unilateralmente Jerusalén oriental ocupada y ha estado construyendo asentamientos ilegales dentro y a lo largo de sus fronteras ilegalmente expandidas. Estos asentamientos actualmente forman un anillo alrededor de toda la parte ocupada de la ciudad, aislándola del resto de Cisjordania. Hoy en día, más de 190.000 de los más de 500.000 colonos en el TPo, viven en Jerusalén Oriental ocupada.

Revocación de los derechos de residencia y negación de la reunificación familiar:

 El objetivo de Israel con respecto a sus políticas en la Jerusalén oriental ocupada ha sido declarado clara y reiteradamente como la preservación de una mayoría demográfica judía en Jerusalén. Este objetivo se declaró oficialmente en un informe de 1973 del Comité interministerial, a fin de examinar la tasa de desarrollo de Jerusalén. En este informe se recomendó que "el equilibrio demográfico entre judíos y árabes se mantuviera como era a fines de 1972". En un intento de mantener este "equilibrio demográfico", Israel ha prohibido a miles de palestinos residir en el nuestra ciudad de nacimiento revocando nuestros derechos de residencia.

Como "residentes permanentes" de Israel, los palestinos de Jerusalén oriental tienen derechos dispares en a los de los ciudadanos israelíes de la ciudad. Por ejemplo, Israel tiene el poder de despojarlos de su residencia únicamente a su discreción. Por lo tanto, nuestros residentes de Jerusalén oriental ocupada deben mantener su "centro de vida" en Jerusalén Oriental; De lo contrario corren el riesgo de perder su estatus de residencia. Además de la revocación de la residencia, Israel se niega habitualmente a conceder la residencia a los cónyuges palestinos no residentes en Jerusalén, lo que les impide residir en Jerusalén e impide la unificación familiar.

Más de 13.000 tarjetas de identificación "residentes permanentes" palestinas fueron revocadas entre 1967 y 2008, impactando directamente a más del 20 por ciento de nuestras familias en Jerusalén Oriental ocupada. Entre 2006 y 2008, Israel revocó 4.577 tarjetas de identificación palestinas de "residentes permanentes".

Confiscación de tierras, restricciones de construcción y demoliciones de hogares:

Además de impedir nuestro crecimiento urbano confiscando nuestras tierras y construyendo asentamientos, Israel ha adTPoado una serie de políticas discriminatorias de zonificación destinadas a dificultar la construcción de nuestras tierras o la ampliación de las estructuras existentes. Como resultado, sólo se nos permite construir y vivir en el 13 por ciento de Jerusalén Este. Además, los permisos para construir dentro de esas áreas son caros y casi imposibles de obtener debido a las medidas y políticas restrictivas y discriminatorias de Israel, dando al gobierno israelí la capacidad de demoler hogares donde la construcción, incluida la expansión, se llevó a cabo sin un permiso israelí.

Estas políticas discriminatorias también han dado lugar a una grave aglomeración en Jerusalén oriental, situación que empeorará a medida que la población aumente de manera natural. Desde 1967 hasta hoy, la población palestina de Jerusalén municipal definida por Israel ha crecido de 68.600 a 300.000, un aumento del 228 por ciento. Para 2020, el número de palestinos que poseen tarjetas de residencia en Jerusalén se proyecta ser de más de 400.000 (basado en una tasa promedio de crecimiento de 3,4 por ciento).

Las estimaciones también indican que desde 1967, Israel ha demolido más de 3.200 viviendas y otras estructuras en Jerusalén Oriental, incluyendo varios sitios históricos y religiosos, como el histórico barrio marroquí en la Ciudad Vieja de Jerusalén. Según la Oficina Central Palestina de Estadística, las autoridades israelíes demolieron 94 hogares palestinos en 2005, 83 en 2006, 78 en 2007, 87 en 2008 y 103 en 2009. En 2010, cifras publicadas por el equipo de trabajo sobre desplazamientos de la ONU, 78 estructuras privadas fueron demolidas en Jerusalén Este, incluyendo casas.

    Imponente cierre:

Desde marzo de 1993, Israel ha prohibido a los palestinos que no son de Jerusalén entrar en la ciudad a menos que obtengan un permiso emitido por Israel, lo que rara vez se concede. Como tal, a más de 4 millones de palestinos se les niega el acceso a nuestros lugares sagrados en Jerusalén, se les prohíbe estudiar en Jerusalén Oriental y se les niega ciertos tratamientos médicos que sólo están disponibles en los hospitales de Jerusalén Este.

Construyendo el muro:

La ruta del muro en y alrededor de la Jerusalén Oriental ocupada divide a Cisjordania en dos áreas distintas y aísla completamente Jerusalén oriental ocupada del resto de Cisjordania.

También limita el último espacio disponible para el muy necesario crecimiento palestino, al tiempo que facilita la construcción y expansión de los asentamientos. Además, el muro rompe el eje de transporte nacional que conecta Cisjordania con Jerusalén y ha dado lugar a una afluencia de palestinos originarios de Jerusalén al centro de la ciudad.

 Hechos clave

Aproximadamente el 35 por ciento de nuestra economía depende del área metropolitana de Jerusalén Oriental, que se extiende desde Ramala a Belén.


La comunidad internacional, incluida la ONU, los Estados Unidos y la UE, no reconoce la reivindicación de Israel de soberanía sobre Jerusalén Este.


Debido a las discriminatorias restricciones israelíes sobre el uso de la tierra, los palestinos en Jerusalén Oriental viven y construyen sólo el 13 por ciento de nuestra tierra. Aquellos que, sin otras alternativas, construyen sin permisos o mientras la solicitud está pendiente están sujetos a desalojos forzosos y demoliciones de viviendas. El ejército israelí ha destruido más de 3.000 de nuestras casas en Jerusalén Oriental ocupada desde 1967.
Los palestinos de Jerusalén, que constituyen más del 36 por ciento de la población de Jerusalén, reciben menos del 10 por ciento del presupuesto municipal de Jerusalén.
 

Aproximadamente el 78% de los habitantes de Jerusalén palestinos viven en la pobreza y al menos 160.000 palestinos que viven en la ciudad no tienen una conexión adecuada o legal con las redes de agua.

Derecho internacional

La Resolución 242 (1967) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hace hincapié en "la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la fuerza" y pide "la retirada de las fuerzas armadas israelíes de los territorios ocupados en el reciente conflicto".
 

La Resolución 252 (1968) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declara que el Consejo de Seguridad "[e] s considera que todas las... medidas adTPoadas por Israel... que tienden a cambiar el estatuto jurídico de Jerusalén son inválidas y no pueden cambiar esa condición".
 

La Resolución 476 (1980) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declara que el Consejo de Seguridad "confirma que todas las... acciones emprendidas por Israel, la potencia ocupante, que pretenden alterar el carácter y el estatuto de... Jerusalén no tienen validez jurídica... y constituyen también un grave obstrucción para lograr una paz global, justa y duradera en Oriente Medio".

 

Nuestra posición

De conformidad con el derecho internacional y tal como se establece en la Declaración de Principios, toda Jerusalén (y no sólo Jerusalén Oriental) está sujeta a negociaciones sobre el estatuto permanente. Con respecto a Jerusalén oriental, debido a que sigue siendo parte del territorio ocupado desde 1967, Israel no tiene ningún derecho sobre ninguna parte de ella.

Como el corazón espiritual, político y económico de nuestra nación, no puede haber Estado palestino sin Jerusalén oriental, en particular la Ciudad Vieja y sus alrededores, como su capital. Estamos comprometidos a respetar la libertad de culto y el acceso a los sitios religiosos dentro de Jerusalén Este para todos. Se tomarán todas las medidas posibles para proteger esos lugares y preservar su dignidad.

Más allá de garantizar nuestra soberanía sobre Jerusalén Este, consideraremos una serie de soluciones, siempre y cuando sean de nuestro interés y estén en línea con el derecho internacional. Por ejemplo, Jerusalén puede ser una ciudad abierta tanto para palestinos como para israelíes, la capital de dos naciones. Cualquiera que sea la solución específica, Jerusalén Este es esencial para la viabilidad cultural, política y económica de nuestro futuro estado. No puede haber una economía nacional palestina integrada y, por lo tanto, una solución sostenible del conflicto, sin una solución negociada sobre Jerusalén que garantice nuestros derechos.

Fuente: PLO / NAD

Terms Of Use Privacy Statement جميع الحقوق محفوظة 2019 وزارة الخارجية والمغتربين الفلسطينية
Back To Top