وزارة الخارجية والمغتربين

Once Upon a Time...

en-USar-JOes-ES
Close

Fronteras

Fronteras

Resumen

La delimitación y demarcación de las fronteras acordadas son fundamentales para llegar al final del conflicto en base a la solución de los dos estados. Nuestra posición en las fronteras ha sufrido una transformación significativa desde 1948. Nuestro movimiento nacional en su día reclamó sus derechos sobre toda la Palestina histórica, área que incluye el actual Israel. Sin embargo, desde 1988, en aras de lograr la paz y poner fin al conflicto, limitamos nuestras aspiraciones nacionales a la estadidad al 22% del territorio de la Palestina histórica, con la finalidad de definir un estado propio en Cisjordania y la Franja de Gaza, con Jerusalén oriental como capital (Es decir, todo el territorio ocupado por Israel en 1967). A pesar de esto, Israel continúa su política de "hechos consumados", construyendo el muro, expandiendo asentamientos, confiscando y expropiando tierras palestinas, demoliendo hogares palestinos, violando el derecho internacional.
 
Las Fronteras de Palestina: Antecedentes breves

    Palestina histórica (anterior a 1948) abarca todo Israel, la Franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén. En 1922, la Palestina histórica fue puesta bajo mandato británico por la Liga de Naciones.
    En 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó la división de Palestina, en contra los deseos de la mayoría de nuestros habitantes. El plan de partición asignó el 55 por ciento de Palestina a un estado judío. En ese momento, la población judía que vivía en Palestina representaba sólo un tercio de la población total y poseía menos del siete por ciento de la tierra.
    Casi inmediatamente después de la votación del plan de partición, las milicias judías organizadas comenzaron las campañas militares para tomar el control sobre aún más territorio histórico de Palestina del que el plan de partición de la ONU había propuesto. El 14 de mayo de 1948, después de meses de expansión militar, las fuerzas sionistas declararon el establecimiento del Estado de Israel. Al día siguiente, los ejércitos árabes vecinos atacaron a Israel en reacción al suceso. Sin embargo, las fuerzas israelíes derrotaron a las fuerzas árabes y al final de la guerra en 1949, Israel controlaba el 78 por ciento de Palestina histórica.
    Durante la guerra de junio de 1967, Israel ocupó militarmente el 22 por ciento restante de la Palestina histórica, comprendiendo Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, la Tierra de Nadie y la Franja de Gaza. Sólo dos semanas después del final de la guerra, Israel anexó unilateralmente Jerusalén Este, aplicando la ley israelí a la mitad palestina de la ciudad. En el plazo de un mes, Israel comenzó a construir asentamientos ilegales en el Estado ocupado de Palestina, en violando directamente el derecho internacional. La comunidad internacional rechazó inmediatamente la anexión ilegal de Israel del territorio palestino ocupado y continúa haciéndolo hasta hoy. Hasta 2014, Israel ha transferido ilegalmente más de 600.000 colonos al Estado ocupado de Palestina. Más de 200.000 colonos residen ilegalmente en Jerusalén Este.
    Desde 2002, Israel ha estado construyendo su muro en el Estado ocupado de Palestina, expropiando más tierras palestinas en un intento de establecer unilateralmente sus fronteras. Israel ha anexado de facto tierras que se encuentran entre la frontera de 1967 y el muro restringiendo severamente el acceso palestino a estas áreas mientras que al mismo tiempo facilitan el acceso israelí a las mismas. En octubre de 2003, Israel declaró como "zonas cerradas" toda la tierra que se encuentra entre la frontera de 1967 y el muro al norte de Cisjordania, exigiendo que los palestinos obtengan permisos israelíes difíciles de conseguir para seguir habitando o simplemente acceder, a sus tierras en estas áreas.

Hechos clave

La frontera de 1967, que se define como la Línea de Armisticio de 1949, junto con toda modificación legal hasta el 4 de junio de 1967, es la frontera internacionalmente reconocida entre Israel y el Estado ocupado de Palestina. Un principio básico del derecho internacional es que ningún estado puede adquirir territorios por la fuerza. Israel no tiene derecho a reclamar ninguna parte del territorio que ocupó en 1967. La comunidad internacional no reconoce la soberanía israelí sobre ninguna parte del Estado ocupado de Palestina, incluida Jerusalén oriental.

Derecho Internacional

El Artículo 2 de la Carta de las Naciones Unidas (1945) exige que "los Miembros se abstendrán en sus relaciones internacionales de la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas".
     La Resolución 242 (1967) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hace hincapié en "la inadmisibilidad de la adquisición de territorio por la fuerza" y pide "la retirada de las fuerzas armadas israelíes de los territorios ocupados en el reciente conflicto".
     La Corte Internacional de Justicia, en su Opinión Consultiva del 9 de julio de 2004, concluyó que Israel violaba el derecho internacional como potencia ocupante construyendo su muro y sus asentamientos dentro del TPo.
     Numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, incluyendo 446, 452, 465, 471 y 476, consideraron que los acuerdos no tienen "validez legal" bajo el Cuarto Convenio de Ginebra.

Nuestra posición

Durante las negociaciones sobre el estatuto definitivo habrá que abordar una serie de cuestiones relacionadas con las fronteras para lograr el fin de los conflictos en base a la solución de dos estados, en particular:

    Fronteras: Israel no tiene derecho a reclamar ninguna parte de Cisjordania o de la Franja de Gaza. Sin embargo, en aras de la paz, hemos estado dispuestos a discutir intercambios territoriales menores, equitativos y mutuamente acordados y modificaciones fronterizas si decidimos que es en nuestro interés hacerlo.
    Vínculo territorial: Para que Cisjordania y la Franja de Gaza funcionen como una sola unidad territorial, es crucial un vínculo territorial que conecte las dos partes del Estado de Palestina. El vínculo debe prever la circulación permanente y sin restricciones de personas, bienes y vehículos entre las dos zonas geográficas. También debe ser capaz de facilitar la transferencia de varios recursos en todo el Estado de Palestina (por ejemplo, gas, agua, electricidad, etc.). Será necesario garantizar una vía de transporte terrestre segura o determinados acuerdos de tránsito que permitan ese movimiento en virtud de un régimen acordado hasta que un vínculo territorial permanente, sea plenamente operativo. Tales arreglos también deben seguir vigentes después de que el enlace territorial se vuelva operativo como un medio alternativo de conexión entre Cisjordania y la Franja de Gaza en caso de que se interrumpa el funcionamiento del enlace territorial.
    Cuestiones fronterizas marítimas: Las cuestiones marítimas pertenecen a las zonas costeras de la Franja de Gaza. Nuestras fronteras marítimas tendrían que negociarse no sólo con Israel, sino también con otros estados costeros cercanos (en particular, Egipto y Chipre). Estas conversaciones tendrían que abordar cuestiones relacionadas con los recursos compartidos en diversas zonas marítimas. Pretendemos obtenerla totalidad de los derechos marítimos amparados bajo el derecho internacional como estado costero.

Fuente: PLO / NAD

Terms Of Use Privacy Statement جميع الحقوق محفوظة 2019 وزارة الخارجية والمغتربين الفلسطينية
Back To Top